Categorías

¡Lo más vendido!

Novedades

Bolas Chinas: ¡potencia tu fuerza interior!

Bolas Chinas: ¡potencia tu fuerza interior!

Probablemente habrás oído hablar ya de las bolas chinas en muchas ocasiones e incluso conocerás a mujeres a quiénes se las han recomendado para fortalecer “eso que se llama” suelo pélvico, tras un parto, una intervención quirúrgica o cuando empiezan a aparecer problemas de incontinencia.

Pero seguramente también las hayas oído mencionar como juguete erótico, así que, exactamente ¿qué son las bolas chinas? ¿Un juguete erótico? ¿Una herramienta terapéutica? En realidad las bolas chinas son tan completas que podemos utilizarlas para ambas finalidades.

Bolas chinas

Pero empecemos por el principio: Las bolas chinas son unas esferas que se introducen por la vagina.

El número de esferas, así como su peso, es variable y decantarnos por un modelo u otro dependerá de lo ejercitado que tenga cada mujer su suelo pélvico. De este modo, encontramos modelos de una sola bola y poco peso, ideales para principiantes y/o personas con un suelo pélvico debilitado, y los modelos más habituales, que son los de dos bolas, aptos para mujeres con un suelo pélvico un poco más fortalecido. Existen modelos con más bolas, de menor tamaño, destinados a aquellas mujeres que tienen un suelo pélvico ya lo suficientemente entrenado y fuerte.

Aquí haremos un pequeño parón para explicar qué es exactamente el suelo pélvico: se denomina así al conjunto de toda la musculatura y ligamentos que componen la parte inferior de nuestro abdomen. Todo este grupo muscular tiene la importante misión de sujetar vejiga, útero, vagina y recto.

Un suelo pélvico débil puede provocar distintos trastornos y molestias desde la incontinencia urinaria, prolapsos (caídas) de la vejiga y útero, hasta molestias lumbares etc.

En determinadas circunstancias este suelo pélvico puede estar debilitado, por ejemplo tras un parto, tras operaciones quirúrgicas, por el transcurso de los años… Pero afortunadamente es posible devolverle fortaleza, como sucede con cualquier otro músculo corporal, siempre y cuando lo ejercitemos debidamente y de forma rutinaria.

Pero, al fin y al cabo este blog trata sobre sexualidad, así que no hay que olvidar que un suelo pélvico fuerte, además de poder llevar a cabo sus funciones de sujeción, va a favorecer unas relaciones sexuales más placenteras. Además de esto, al estimular la vagina, las bolas chinas son capaces de provocar orgasmos en algunas de sus (afortunadas) portadoras, o, como mínimo, una placentera sensación por toda la zona. En cualquier caso, ten en cuenta que si tu objetivo principal es el placer inmediato, existen otras opciones más adecuadas.

Una vez que tenemos clara la importancia de ejercitar el suelo pélvico solo queda preguntarse ¿de qué forma me pueden ayudar las bolas chinas? La respuesta es: simplemente llevándolas durante el tiempo y periodicidad que se recomiende.

Más cómodo y fácil, ¡imposible! Eso sí, mientras las lleves deberás mantenerte en movimiento, ya que si te las pones y te sientas o tumbas el efecto será… cero.

De la misma forma que cuando empiezas a ir al gimnasio después de estar mucho tiempo sin ejercitarte empiezas poco a poco, con las bolas chinas deberás empezar por modelos más básicos y con menos peso, con el objetivo de ir incrementando progresivamente, conforme tu suelo pélvico se vaya fortaleciendo con su uso.

Si partes de una musculatura debilitada, puedes empezar por los modelos de una sola bola. También los tamaños son variables, siendo más aconsejable para las mujeres menores de 30 y que no hayan dado a luz tamaños más pequeños, al menos al comienzo. Lo ideal es empezar a usarlas 15 minutos al día. Ten en cuenta que cuando estés de pie tenderán a bajarse, por lo que si no tienes muy claro si vas a poder llevarlas todo ese rato con seguridad es mejor que aproveches a hacerlo cuando estés en casa. Y sobre todo, no te preocupes si ves que no aguantas todo el tiempo recomendado. Si eres constante, lo harás en poco tiempo.

A partir de aquí se recomienda ir aumentado el tiempo hasta llegar a las dos o tres horas como máximo, por que en realidad no es necesario llevarlas más tiempo para aprovechar todos sus beneficios. Conforme pase el tiempo, y si eres constante, tú misma verás que ha llegado el momento de subir de nivel y adquirir un modelo más avanzado.

En este punto podrás elegir entre muchos modelos de dos bolas. También dispones de un modelo en el que podrás intercambiar diferentes pesos conforme fortalezcas tu suelo pélvico.

Unos últimos consejos...

- Para introducir las bolas chinas debes usar un lubricante al agua, nunca un lubricante con base de aceite o silicona ya que podrían dejar restos o dañar el material de las bolas.

- Debes ser rigurosa con su limpieza. Lo ideal es hacerlo con agua y un jabón neutro. También existen limpiadores antibacterianos específicos. Tras su uso y lavado guárdalas en una bolsita (ideal las de algodón).

- El secreto no está más que en la constancia. Dedícale unos minutos del día a llevarlas. Recuerda que llegará un momento en el que podrás llevarlas por la calle sin tener que preocuparte por ellas, así que estarás fortaleciendo tu suelo pélvico sin esfuerzo.

Y recuerda: cada persona parte de una situación distinta, así que no compares tus avances con los de las demás, lo importante es que tú misma veas tus progresos.

¿Tienes experiencia con las bolas chinas? ¡Cuéntanosla!

¿Estás pensando en probar unas por primera vez? ¡Pregúntanos!. Estamos aquí para resolver todas tus dudas

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code