Categorías

¡Lo más vendido!

Novedades

Copa menstrual ¿Ya la conoces?

Copa menstrual ¿Ya la conoces?
Hoy vamos a hablar de otro tema también muy importante, la higiene femenina, y de la copa menstrual, un artículo que tenéis disponible en InsinuaT y que sabemos que aún genera mucha curiosidad.

A pesar de que lleva muchos años implantada en el mercado y que no ha hecho más que ganar en popularidad, la copa menstrual sigue siendo una gran desconocida para muchas mujeres.

Desde InsinuaT nos gustaría explicaros qué es exactamente y cuáles son las ventajas que la han convertido en una alternativa muy real a los clásicos tampones y compresas.

Cuando hablamos de higiene íntima, y en concreto de la menstruación, hasta hace no mucho no contábamos con muchas opciones, y la copa menstrual se ha convertido en una nueva alternativa, que, si bien ya llevaba unos años en el mercado, hasta hace pocos años no ha llamado la atención, debido en gran medida a que se han empezado a usar materiales más modernos que garantizaban su comodidad e higiene.

¿Qué es la copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente reutilizable que se utiliza durante los días de la menstruación para recoger el flujo. Originalmente estaba fabricada de latex, pero en la actualidad la mayoría de modelos son de silicona o plástico quirúrgico. Todos estos materiales tienen en común que son flexibles y por tanto se adaptan suavemente a la vagina de la mujer.

Una copa bien conservada puede durar hasta 10 años en perfectas condiciones.

¿Qué ventajas tiene la copa menstrual?

Las ventajas de la copa menstrual son varias:

Más capacidad: la capacidad de la copa es elevada, más que la de un tampón o compresa por lo que podrás llevarla durante más tiempo sin necesidad de cambiarla, hasta 12 horas seguidas.

Más higiénica: la copa menstrual, al contrario que los tampones o compresas, no absorbe el flujo, solo lo recoge, por eso se eliminan los riesgos derivados del uso de estos como el Síndrome de shock tóxico asociado a los tampones o el riesgos de infecciones que conlleva el uso de compresas.

La silicona es un material ideal para las copas por que las bacterias no sobreviven en ella, por tanto el riesgo de infecciones es casi nulo.

Además, al no absorber el flujo no correrás el riesgo de resecar las paredes vaginales y podrás colocarla y usarla con comodidad incluso los últimos días de regla en los que el flujo es mucho menor.

Ahorro económico: si calculas el gasto mensual en productos de higiene íntima como compresas y/o tampones podrás compararlo con el coste de una copa menstrual (entre 25 y 35 euros). Teniendo en cuenta que la vida útil de esta, con los cuidados adecuados puede prolongarse hasta diez años (según modelo), comprobarás que el ahorro es considerable.

Ecológica: volviendo al cálculo anterior, ten en cuenta los deshechos que se generan mensualmente por los productos de higiene íntima desechable y compáralo con el nulo impacto ambiental de la copa.

¿Cómo se utiliza?

Su uso y colocación son muy sencillos y, aunque al principio tendrás que practicar para encontrar la forma que te resulte más cómoda para su colocación, en cuanto le cojas el truco verás que se pone igual de rápido o incluso más, que un tampón.

Colocar la copa menstrual

Cuando está perfectamente colocada lo notarás, ya que hace una especie de vacío al acoplarse alrededor de todas las paredes de la vagina.

A simple vista puede parecerte grande y que va a ser difícil colocarla o, que una vez dentro, vas a notarla. ¡En absoluto! Está compuesta de materiales flexibles que te permitirán ubicarla con comodidad y, por supuesto, una vez bien colocada ni notarás que está ahí y verás que queda completamente ajustada a las paredes de tu vagina, lo que impedirá cualquier escape de flujo.

La copa menstrual se coloca algo más abajo de lo que haría un tampón.

¿Cómo se limpia?

Seguramente estarás pensando que tiene un “pero” importante y es cómo vaciarla y volverla a colocar sin que se vuelque o sin que te manches.

Para extraerla tienes una especie de rabito en el extremo que te ayudará a agarrarla. Con un dedo empuja suavemente la pared para romper ese vacío que hace que esté fija y simplemente sácala con cuidado hacia afuera teniendo precaución de no volcar su contenido. Puedes vaciarla en el WC y lavarla en el lavabo antes de volver a colocarla. Utiliza para ello agua tibia y un jabón neutro.

¿Y si no estoy en casa? Cuando estamos fuera lo mejor es llevar unas toallitas íntimas y/o un botellín de agua con los que podremos aclararla en el propio cuarto del WC. Muchas mujeres llevan una copa de repuesto para cambiarla si así lo prefieren.  En función de tu rutina diaria y tus preferencias, enseguida verás cual es la mejor forma para ti de hacerlo.

Cuando quieras hacer una limpieza y desinfección más en profundidad, tienes dos opciones:

Puedes introducirla en agua hirviendo durante 2 o 3 minutos. l

En InsinuaT tenemos una selección hecha entre las mejores y que creemos que mejor os pueden ir:

Mooncup: es la pionera de la copa menstrual moderna. Su diseño apenas ha variado por que se ha demostrado que funciona y muy bien. Fabricada en silicona médica es segura, resistente y de larga duración. Es muy cómoda de poner y retirar.

Femintimate Éve Cup: Muy flexible y suave. Muy práctica y totalmente adaptable a tu cuerpo.

Dalia Cup: una alternativa innovadora a la copa menstrual, fabricada en silicona de la más alta calidad.

LIEBE: igual que sus otras alternativas, está fabricada en la mejor silicona médica, para evitar cualquier problema de infecciones o alergias. Disponible en dos tamaños: menores de 30 o mayores de esta edad.

Y ahora que ya la conoces … ¿Te animas a probarla? Muchas mujeres ya lo han hecho y no lo cambian por nada.

Si te ha quedado alguna duda, ¡pregúntanos! Estaremos encantados de responderlas todas.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code