Categorías

¡Lo más vendido!

Novedades

Sexo... ¡seguro!

Sexo... ¡seguro!

Cuando se habla de seguridad en las relaciones sexuales, no solo nos referimos a evitar los riesgos de transmisión de enfermedades o de embarazos no deseados. La seguridad también debe extenderse a las propias prácticas sexuales, que en ningún caso deben poner en riesgo nuestra integridad física.

Siempre hay que tener presente que las relaciones han de ser consentidas, consensuadas y seguras.

Muchos de vosotros/as habréis escuchado todo tipo de anécdotas e historias relativas a “accidentes” producidos durante las relaciones sexuales, sobre todo relacionadas con la utilización de variados objetos.

Nosotros… infinidad…

Algo que en principio parece motivo de guasa, la verdad es que una vez analizado revela que hay personas que muchas veces, por falta de conocimiento,  pueden poner en riesgo su salud, y la de su pareja.

En la gran mayoría de los casos, la prevención es muy sencilla. Se trata de aplicar el sentido común y utilizar solo aquellos objetos que están específicamente diseñados para unas prácticas sexuales determinadas.

¿Cuáles son las conductas de riesgo más comunes?

Estos son algunos ejemplos:

  • Introducción de botellas vacías: se trata de una de las prácticas de riesgo más peligrosas, ya que pueden crear un vacío que puede dejar atrapado el órgano sexual.
  • Introducción de otro tipo de objetos no diseñados para la penetración. Aquí tiene cabida cualquier objeto que podáis imaginar, desde las “clásicas” hortalizas hasta cualquier otro que podáis pensar. Los riesgos son varios: rotura en el interior de la vagina o el ano, infecciones de todo tipo…
  • Falta de un correcto mantenimiento o higiene: tenemos que ser muy estrictos con la higiene de todos los juguetes sexuales que utilicemos para nuestras relaciones sexuales. De lo contrario corremos el riesgo de que nosotros, o nuestra pareja, sufra algún tipo de infección o irritación.
  • Utilización de juguetes sexuales para una finalidad distinta a la que fueron diseñados.

En la actualidad, por suerte, tenemos acceso a una gran variedad de juguetes eróticos capaces de satisfacer todas nuestras fantasías. Se trata de objetos creados específicamente para un fin. Y esto significa que han pasado muchas pruebas de calidad y seguridad, lo que garantiza que bien utilizados no suponen ningún riesgo para sus usuarios.

Pero también hay que tener muy en cuenta que cada producto o juguete sexual está creado para un uso específico, y que utilizarlo para otro distinto puede también entrañar un riesgo.

Por ejemplo, los pequeños estimuladores de clítoris no sirven para la penetración, ya que esto puede suponer que el objeto quede atrapado dentro.

Otro ejemplo son los lubricantes, muy utilizados en las relaciones sexuales. Es necesario también conocer las características de cada uno.  Los más recomendables son los que tienen una base agua, ya que son compatibles con todos los juguetes sexuales y respetuosos con el PH de nuestra piel.

Existen otro tipo de lubricantes con base mineral que no pueden ser utilizados en todos ellos (por ejemplo los de base de silicona no se pueden usar con juguetes del mismo material) y que además pueden aumentar el riesgo de infecciones o reacciones, así que debemos usarlos con moderación.

Por supuesto, los lubricantes deben estar específicamente formulados para nuestros encuentros sexuales. Tenemos que huir de lubricantes “caseros” como los aceites, que pueden suponer un peligro para nuestra salud “íntima”.

En definitiva, desde InsinuaT nos gustaría incidir en la importancia de que en nuestras relaciones sexuales, en compañía o en soledad, seamos prudentes con lo que utilizamos y en cómo lo utilizamos.

No solo debemos descartar la idea de utilizar “objetos cotidianos” y decantarnos por juguetes creados específicamente para las relaciones sexuales, también debemos saber exactamente qué juguete sexual estamos usando, para qué fue creado y como se usa correctamente.

Existe  mucha información al respecto. Cada juguete contiene instrucciones precisas sobre cómo debe ser utilizado y como mantenerlo correctamente y, por supuesto, ante cualquier tipo de duda, siempre podéis consultarnos con total confianza.

Nuestros expertos/as estarán encantados de resolver todas vuestras dudas y explicaros de qué forma podéis aprovechar al máximo vuestros juguetes eróticos.

Estamos aquí para ayudaros ¡no dudéis en preguntarnos!

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code