Categorías

¡Lo más vendido!

Novedades

fuentes RSS

No se han añadido fuentes RSS

Redescubriéndole en Helsinki 2

Redescubriéndole en Helsinki 2

Pues hemos llegado al aeropuerto de Vantaa y el viaje ha sido maravilloso. Casi sólo con las vistas desde el avión han merecido la pena, menos mal que me ha despertado para que no me las perdiera.

No sé qué perfume se ha puesto pero al inclinarme hacia la ventanilla me ha hecho pensar que a lo mejor convenía no llegar a ver todos los monumentos a cambio de llegar más descansados al hotel y pasar tiempo privado juntos.

El hotel está en el barrio de Kallio, que parece muy mono, con muchas tiendas y lleno de gente joven, pero no nos ha dado tiempo a descubrirlo porque nada más llegar me ha revelado su plan y de paso el secreto de la mochila.

Parece que alguien más ha estado frecuentando la tienda de InsinuaT y ha planeado algo más que excursiones y visitas a museos.

Así a mi plan de visitar el centro de la ciudad, su catedral y esos edificios pintados de colores pastel tan típicos de las capitales nórdicas y esa arquitectura Art Noveau que tanto nos gusta, le sigue su plan de dedicarnos un tiempo a redescubrirnos con calma con aquel plumero que no era un plumero y algún masaje que haga algo más que librarnos del cansancio de ver la ciudad a pie.

El plan de visitar alguna de las 300 islas se ha quedado en una comida campestre en Pihlajasaari y sus playas de arena blanca y un paseíto por Seurasaari y su ambiente rural… y sus ardillas, para dejar tiempo para una noche que se prevé larga e intensa.

Finalmente le tengo que dar la razón: Helsinki ha sido un destino irrepetible y el momento del atardecer desde la isla fortaleza de Suomelinna no desmerece al recuerdo de París, aun será verdad lo de que lo importante es la compañía.

Ahora toca volver con la intención renovada de tener nuestro tiempo y no tener que viajar a tierras vikingas para emular a Ragnar y Lagertha.