Categorías

¡Lo más vendido!

Novedades

fuentes RSS

No se han añadido fuentes RSS

¿Quieres saber cómo mantener vuestra “pasión”?

¿Quieres saber cómo mantener vuestra “pasión”?

Las relaciones de pareja tienen sus altos y sus bajos, también en lo sexual ¿quieres saber cuáles son los elementos que los expertos coinciden que cumplen las parejas más activas sexualmente?.

Seguro que a todos nos viene a la mente al menos una pareja en la que la rutina y el paso del tiempo parecen no hacer mella, que a la mínima ocasión aparecen desarreglados y con cara de felicidad.

Muchos factores influyen en la estabilidad y felicidad de una pareja: el sentimental, el social, el laboral, el familiar… pero siempre resulta un buen termómetro el equilibrio de su vida sexual.

Por supuesto no debería ser necesario mencionar que nos referimos a parejas en sentido amplio, a aquellas personas que han decidido emprender un proyecto de vida en común con otra persona, independientemente del sexo de cada uno y en las más variadas formas legales y que van de relaciones abiertas a aquellas que han decidido darle un papel más importante a la fidelidad en su relación.

En cualquier relación y más cuando son a largo plazo se viven, como comentábamos, momentos buenos y no tan buenos. Uno de los primeros consejos podría ser aprender a distinguir cuando estos cambios son parte de la evolución natural de toda relación humana y cuando pueden suponer un problema. La solución: preguntar cuanto antes.

Estudios sobre las razones de que una pareja “funcione”

En general, los terapeutas sexuales han detectado una serie de hábitos que suelen compartir aquellas parejas con mayor y más satisfactoria actividad sexual. A continuación repasamos algunos de ellos.

En la mayoría de casos las parejas que funcionan “en la cama” han aprendido a abrazar las imperfecciones y a aceptarse tal y como son y se sienten cómodos en su propia piel. Los complejos no son buenos compañeros de viaje para que las cosas funcionen.

Esto lleva a otro elemento muy importante para el éxito de una relación de pareja (en lo que hace referencia a la vida sexual y en el día a día también): la confianza, un valor inevitablemente ligado a otro: la sinceridad. Esas parejas que envidiamos se cuentan las cosas, confían en la aceptación del otro. Por eso es importante si tenemos una fantasía o queremos experimentar algo, confiarle ese deseo a nuestra pareja y nunca tratar de imponerlo o de satisfacerlo a sus espaldas. Puede sorprendernos y compartirlo… o incluso superarlo.

La confianza y la sinceridad llevan a un sexo más completo y compartido

Por supuesto la confianza también supone que cada individuo pueda mantener una esfera privada sin que eso suponga una afrenta. La pareja es el ámbito de lo compartido y debe ser decisión de todas las partes qué entra en ese ámbito y que es propio. No arrastraríamos a nuestra pareja a una ópera de 3 horas si no le gusta el bel canto, lo mismo con algunas prácticas sexuales. La masturbación puede y debe de formar parte de la vida sexual en pareja, siempre que no suponga una disrupción de los momentos compartidos.

Si bien tenemos que tener nuestro espacio individual, otro atributo muy habitual observado por los profesionales en las parejas que funcionan bien es que son menos egoístas respecto al sexo. No se centran en la satisfacción propia, en llegar al orgasmo, sino que para estas personas el placer ajeno es igual de importante y piensan que si los orgasmos son compartidos, son mejores. Sintonizan la excitación sexual de la otra persona y se comprometen en su satisfacción.

Las personas que abrazan la empatía en sus relaciones sexuales, que relegan el egocentrismo, también consideran que el sexo es una parte, pero no la única del espacio íntimo de la pareja y que muchas veces otras situaciones de intimidad, como contarse algo personal o compartir un momento del día (bueno o malo) en el que los sentimientos han estado involucrados pueden funcionar como desencadenante del deseo sexual. Por eso muchas veces el sexo puede usarse como un espacio de comunicación de pareja, una vía a través de la que recuperar la cercanía, sin llegar a la idea de que el sexo nos ayuda a superar todos los problemas: algunos tendrán que solucionarse por otras vías.

El sexo es diversión

Otra consideración muy repetida en los estudios realizados es que las personas con una vida sexual sana suelen ver el sexo como algo divertido, no como una responsabilidad o una rutina a cumplir, sino con un momento a disfrutar. En muchos casos además, no tienen problema en introducir el humor en sus relaciones, lo que ayuda a desdramatizar momentos que sino podrían resultar complejos de procesar, como los mal llamados “gatillazos”. Esto nos lleva a otra idea importante: desechar el sexo únicamente como coito, como penetración, la definición de un encuentro sexual como aquel en el que se produce una penetración y termina con una eyaculación o un orgasmo, es un problema más habitual entre la parejas que incluyen al menos a un hombre y las parejas que destacan por una vida sexual sana, han dejado atrás esta concepción tan estrecha y la han ampliado incluyendo todo tipo de relaciones, también los juegos.

Esto además ayuda a evitar situaciones que entran también en el catálogo de tópicos a superar como el “me duele la cabeza” o “es que llevo un día…” Si conjugamos la confianza de la que hablábamos con las posibilidades de incluir prácticas más relajadas y divertidas, seguramente no dejaremos lugar a estos momentos y sabremos quitarles importancia: en el sexo no hay que fichar.

El sexo es solo una de las caras de la relación de pareja

Otro tópico a descartar en lo que se refiere a las parejas más “calientes” es que tampoco están todo el tiempo montándose una película con velas y disfraces, saben apreciar un buen “polvo rápido” si la situación lo requiere: a veces nuestras vidas ajetreadas nos dejan pocos momentos y hay que saber aprovecharlos.

Y dejamos para el final un detalle muy importante que aparece casi en cada perfil de este tipo de parejas: tienen más cosas en común que la simple atracción sexual. Es importante compartir tiempo en la mayor cantidad de espacios y actividades. Conocer sus gustos y respetarlos, aunque no los compartas, saber de su trabajo y preocuparte por como van las cosas con sus amistades, Una vida sexual plena suele ser señal de una vida en pareja equilibrada, en la que nadie se siente prisionero ni funcionario fichando cada día, sino un cobijo, un hogar.

Es importante follar, pero también viajar, hacer turismo, visitar a la familia o hacer calceta. Actividades que tampoco están reñidas con algún desliz erótico que otro.